Andrés Guardado: "Es momento de aguantar, de tragar" Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

"Es momento de aguantar, de tragar": Andrés Guardado

El jugador mexicano habló después de la tercera derrota consecutiva con el Betis.

Andrés Guardado
Andrés Guardado

El centrocampista mexicano del Betis Andrés Guardado afirmó este lunes, después de que su equipo encajase ante el Eibar (0-2) su tercera derrota consecutiva, que "ahora es momento de aguantar, de tragar, de hacer una autocrítica profunda y de sacar esto adelante".

Guardado señaló, en declaraciones a Gol TV, que le "gustaría tener la tecla" para solucionar los problemas del Betis, pero que "ahora, aunque sea una cosa muy trillada, sólo queda jugar con garra y mostrar compromiso para sacar un buen resultado el domingo" en el campo de Osasuna.

"Con más confianza, podrá fluir el fútbol", indicó el futbolista tapatío, que admitió que la derrita cosechada contra el Eibar ha sido "muy dura y dando malas sensaciones", y añadió que "la dinámica no gusta", aunque "todavía queda tiempo de revertir esta situación".

Para ello, recalcó el mexicano, es necesario corregir "la falta de concentración y los errores individuales que cuestan muchos goles".

"No estamos como hay que estar para defender. Los dos goles de ellos han llegado en una pelota parada y un penalti. Las derrotas se nos están empezando a hacer pesadas, así no vamos a ningún lado. Hay que saber qué virtudes tenemos para estar más cerca de ganar", concluyó Andrés Guardado.

Subidón del Eibar y depresión del Betis de Pellegrini

El Eibar confirmó en el Benito Villamarín sus magníficas estadísticas como visitante y logró tres puntos con los que sale de la zona baja de la tabla, tras ganar con claridad por 0-2 al Betis del técnico chileno Manuel Pellegrini, que entra en depresión al sumar tres derrotas consecutivas y estar más cerca de los puestos de descenso.

El equipo vasco fue muy superior durante casi todo el partido e incluso se quedó corto en el resultado, pues hasta falló un penalti en el tramo final del choque ante un rival impreciso en la defensa y sin claridad en el ataque.

En la undécima jornada, sin cumplirse aún el primer tercio del torneo, el equipo verdibanco necesitaba de un triunfo con el que despejar las dudas generadas en sus dos anteriores partidos, en los que salió goleado del Camp Nou (5-2) y San Mamés (4-0).

DP