A 17 años de la gloria Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

A 17 años de la gloria

Un día como hoy, pero de 2003, Rayados conseguía su segundo título de liga.

Un título que cambió la historia, que dio inicio a una serie de logros y que los ojos se fijaran en el norte del país. La Pandilla se proclamó campeón el sábado 14 de junio del 2003, enfrentó en la final nada más que al hoy desaparecido Morelia.

17 años tuvieron que pasar para que el conjunto albiazul pudiera consolidarse una vez más como campeón de Liga, un momento de júbilo máximo que se transformó en una época dorada y los transformó por años en el rey del norte.

Cosas del destino hacen que un sábado como hoy se llevara a cabo aquel partido, ese que se vivió con aún más alegría, pues en la semifinal y con Daniel Pasarella en el banquillo consiguieron eliminar por primera ocasión en una fiesta grande al archirrival.

Ahí comenzó la paternidad en duelos de eliminación ante los felinos, pues en la ida les propinaron una goleada contundente de 4-1. No hay duda que el primer clásico de liguilla, jamás será olvidado, pues a la postre fue la antesala del título que tanto se deseaba y buscaba.

Cita aparte la de la administración, FEMSA había tomado las riendas del equipo hace sólo unos años atrás y sólo tres le bastaron para conseguir la tan anhelada estrella.

Cabe destacar que la final se decidió en gran medida en el duelo de ida, un Estadio Tecnológico en el que no cabia ni un alma, que deseosa de grandeza arrebató el lugar para pelear por la corona. Y de qué manera comenzó el juego, pues al minuto de juego Walter Ervití marcó el primero de la noche.

Pero las cosas no terminaron ahí, el Guille Franco hoy ídolo del Monterrey amplió el marcador, para que luego Héctor ‘El Pirata’ Castro pusiera el 3-0. El Bofo Bautista marcó el descuento y le dio vida a Monarcas en los instantes finales.

La vuelta había que ir a jugarla a tierras purépechas y La Pandilla del Cabrito, de Erviti, del Guille, pero también de Rotchen, Huitron y Luis Pérez tenía muy claro lo que debía salir a hacer. Y así fue en un estadio que quiso presionar, salieron a controlar el ritmo, a mantener el cero.

Pasarella y Sabella tenían claro que la ventaja era de ellos y que sólo había que cuidar el marcador, Navia y el Bofo intentaron pero no lo conseguirían. El Monterrey conseguía igualar 0 – 0 en la vuelta y conseguía hace 17 años su segunda estrella.

Sería el punta pie inicial para lo que vendría después con logros internacionales y nacionales, pero en ese 2003 los ojos de todo México se posaron en la Sultana del Norte, pues el honor se ganó en el rectángulo verde.

Con carácter regresaron aquella noche para festejar con los suyos, por todos los rincones de la Sultana del Norte salió la gente a festejar, la ciudad se vistió de gala para honrar lo que recién iniciaba.

Hoy a 17 años el Monterrey ya posee tres títulos de liga más, son cinco las estrellas nacionales, pero además cuatro Liga de Campeones de la CONCACAF, así como también cuatro participaciones en Mundiales de Clubes.

La Pandilla se ha transformado en una institución solida, en el ámbito financiero y también en lo futbolístico. Sin duda que el Clausura 2003 fue sólo la antesala de todas las glorias que se han conseguido y las que faltan por conseguir.

AM