Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Aké Loba: a fondo

El jugador de Costa de Marfil no es uin jugador superlativo, pero a mediano plazo debe dar resultados a Rayados.

Archivo

La directiva de Rayados eligió a Aké Loba como refuerzo para el Clausura 2020 y reforzó su ataque tras las bajas de Jonathan Urretaviscaya y Ángel Zaldívar, que en definitivamente no eran jugadores estelares, pero ocupaban un lugar en la plantilla que debía ser cubierto.

Posición y función de Loba

Durante su tiempo en Querétaro, Aké fue un jugador totalmente centralizado, al menos por ahora no tiene un rol de jugar por la banda, e incluso Monterrey no lo necesitaría en ese sector porque Mohamed no utiliza futbolistas abiertos más que los laterales.

Loba tiene buena participación en ¾, sale de su zona de finalización para participar en el juego y no solo en las jugadas. Su fútbol dentro del área es continuamente cercano al área pequeña y punto penal, es decir que suele estar centralizado.

Es un finalizador y es útil para atacar espacios largos, un contexto que se da mucho en Rayados, tal como ocurría en Querétaro con Vucetich.

¿De dónde surge?

Inició sus etapas formativa en el Association Sportive des Enseignants d´Abobo, llega a Societé Omnisport de L'armée en 2015, debutó en la temporada 2016/2017 siendo incluído en el once ideal de la liga marfileña.

Tras destacar en el torneo Esperanzas de Toulon de 2017, donde anotó gol a Inglaterra en la final que perdieron en penales, fue visoreado para llegar al fútbol de continente americano, junto a Aboubakar Kouyaté (defensa), Koffi Dakoi (centrocampista) y Franck Anoumou (delantero), que también habían sido parte de selecciones menores en Costa de Marfil.

Estuvo un año en ls primera división del fútbol peruano, jugando para la Universidad de San Martín de Porres, hizo 18 goles en 32 partidos, estuvo comandado por el argentino Carlos Bustos, un conocido del fútbol mexicano.

Aunque era vinculado con equipos más importantes de Perú, al igual que Koffi Dakoi que también tuvo una gran temporada, se determinó que llegase a Querétaro donde jugó todo el 2019, logrando 11 goles con la camiseta de los Gallos Blancos.

Los números

En el Querétaro durante el Apertura 2019, tuvo estas estadísticas:

19 partidos

16 partidos titular

6 goles

4 grandes ocasiones falladas

3 asistencias

5 grandes ocasiones creadas

2 penales provocados

23 pases clave

15 tiros a puerta

Es un jugador que finaliza, pero también crea oportunidades dentro del área para compañeros, incluso le provocaron 2 penales, que habla de su presencia constante en el área.

¿Cómo encaja en Rayados?

El primer delantero de Mohamed es Funes Mori, el segundo Janssen y el tercero será Loba, teóricamente llega para tomar el lugar de Zaldívar, que antes tuvo Madrigal o Julio Cruz, así que es una mejora considerable, igual que Janssen mejoró mucho el puesto de Benítez, Cristaldo, Albertengo, Bareiro, entre otros.

La mejor versión de Monterrey ha sido con Pabón + un 9, ya sea Vincent o Rogelio, ahora se suma Loba, que por precio, pasado reciente y potencial, debe tener una consideración importante dentro de las elecciones del Turco, sobretodo para cerrar partidos, me da la impresión de que puede iniciar a ser el cambio que cierre juegos para no perder potencia y presencia ofensiva.

Loba tiene 21 años y un futuro bastante prometedor, Dorlan Pabón tiene 31 años, a pocos días de cumplir 32, y Avilés Hurtado tiene 32 y este año cumple 33, así que es bueno iniciar un cambio generacional antes de que esos 2 futbolistas salgan de la plantilla.

Inversión de mediano plazo

La llegada de Loba no tendría por qué dar resultados superlativos desde los primeros juegos, porque hoy no es un jugador superlativo, lo que se pagó por él y lo que se espera es en el mediano plazo, si fuese un jugador superdotado habría costado más y tal vez no estaría accesible para el fútbol mexicano.

Mohamed como entrenador, la exigencia del Monterrey y los compañeros que tiene por delante, son buenos para ayudar en su crecimiento.