Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Panorama de Julián no es bueno

El colombiano sufre traumatismo indirecto en rodilla derecha, para lo cual será evaluado este lunes con estudios de imagen para determinar su diagnóstico y pronóstico de la lesión.

El llanto inconsolable de Julián Quiñones era un síntoma de que algo no andaba bien con su rodilla derecha y el diagnóstico inicial así lo confirmó, aunque será hasta este lunes cuando se tenga algo más certero.

A través de sus redes sociales, el Club Tigres informó que el delantero colombiano presentaba un traumatismo indirecto en su rodilla derecha, por lo que se le harían estudios de imagen para determinar el grado de la lesión y el procedimiento a seguir para solucionarlo.

De acuerdo a información de traumatólogos, el traumatismo indirecto en la rodilla de un deportista de alto rendimiento está ligado a un movimiento brusco al querer hacer un giro y tener el pie plantado sobre la superficie.

En la mayoría de los casos está ligado a una posible ruptura de meniscos y el tratamiento a seguir varía dependiendo la gravedad de esto, por lo que podría necesitar de intervención quirúrgica o bien un tratamiento de rehabilitación si no es tan grave.

De cualquier forma, el panorama más halagador para Quiñones podría ser de seis semanas fuera, con lo que se perdería la Final Regia en Concachampions y el arranque de Liguilla, pero si llegara a necesitar la operación ya podría estar fuera seis meses por lo menos.

Todo se sabrá este lunes, pero desde ya el panorama para Julián Quiñones no es halagador y esto vendrá a cortar el gran momento que vive tanto en la Liga como en la Concachampions.