Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Sacrifican el Clausura para no afectar el negocio del Apertura

Además del riesgo en la salud, la carga de trabajo para los jugadores y la dificultad de hacer transferencias en poco tiempo, terminaron por dar por cancelado el actual torneo.

Mexsport

Desde la temporada 1930 -1931 no se cancelaba un torneo de fútbol mexicano, en aquella ocasión fue porque había equipos que causaron problemas, estaba la federación española estuvo involucrada, y ahora el Clausura 2020 tampoco podrá concluirse.

Desde diciembre, un virus ha estado atacando al mundo como un enemigo invisible, se alargó por todos los países y en México no hemos podido controlarlo, incluso estamos entre los primeros 10 países en incidencia del Covid-19, y muchas otras muertes que se han registrado como “neumonía atípica”, porque no alcanzan a hacerse las pruebas debidas para detectar el virus COV-SARs.

Es evidente que el país está mal en la cuestión de salud, y luego nos enteramos que Santos Laguna tiene 12 contagiados de esta enfermedad, estaba todo el camino puesto para cancelar el torneo, pero no solo el factor sanitario incide para que esta temporada se finalice.

El periodista David Medrano, mencionó que el fútbol mexicano perdería 800 millones de pesos si se jugase a puerta cerrada lo que restaba de temporada, y 2,500 millones en dado caso de cancelarse. Los más de 2 mil millones son resultado de pérdidas de entradas, estacionamiento, esquilmos y más en los estadios, además de patrocinadores que pagan por partido de local jugado y casos, como el de Chivas, donde las televisoras pagan también por juego.

Otros clubes como, Tigres, tendrán que resolver el problema de los abonados, porque le quedaban 3 partidos de local que ya estaban vendidos, y los contratos con patrocinadores también deberán renegociarse, y por supuesto que los de la televisora que los transmite.

Uno de los negocios más importantes del fútbol mexicano es la liguilla, misma que evidentemente no habrá para este Clausura 2020, aunque una mini-liguilla con los equipos del 1 al 4 clasificados, y un repechaje del 5 al 12 hubiera sido emocionante, pero la liguilla económicamente más fuerte es la de los torneos Apertura, porque es cuando se paga más publicidad a las televisoras: el último trimestre del año, que es cuando se acerca navidad, la gente tiene sus aguinaldo o ahorros, y los partidos de fútbol son fundamentales, por ello es rentable para empresas como TV Azteca comprar los derechos de partidos de liguilla, los van a poder vender muy bien.

Entonces, ¿por qué terminar el Clausura 2020 afectaría la liguilla del Apertura 2020? Es casi seguro que el fútbol regresará en julio, mismo torneo donde normalmente comienzan los aperturas. Como apunte: este próximo domingo 24 de mayo estaba calendarizada la final, ¡y apenas íbamos a reanudar la jornada 11! Sin duda, era un problema.

Regresar al Clausura 2020 en julio significaba jugar todo julio las fechas restantes, además de tener que disputar la liguilla, con todos los protocolos, la nueva regla de los 5 cambios, y se terminaría a mediados de agosto, entonces en ese mes apenas podrían hacerse las transferencias, y ¿cuándo iniciaría el Apertura? ¿Septiembre? Solo 3 meses para jugar 17 jornadas, lo cual traería más problemas, más lesiones, y no es seguro que la regla de 5 cambios siga vigente, y ojo: todos estos partidos a puerta cerrada. Y si a esto le sumamos que se ponga en riesgo el calendario previsto para la liguilla del Apertura 2020, está claro que había un problema importante.

Hubiera sido asombroso que los clubes regresen esta temporada, que se jugase lo que resta, después iniciar otro torneo, que los dueños y televisoras asuman los costos y pérdidas de esto, pero el fútbol es privado, en México hay dueños de clubes, no socios como en Brasil, Argentina o España para sentir que somos realmente parte de un equipo, la decisión por supuesto que toma en cuenta la salud, pero sin olvidar lo más importante y que mantiene andando al fútbol: los negocios.