Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Veracruz y Cruz Azul reparten puntos

La Máquina vino de atrás y con un autogol evitó el primer triunfo de los escualos al igualar 1-1 en un resultado que no les sirve en sus respectivas aspiraciones.

Veracruz y Cruz Azul
Mexsport

El Cruz Azul de Pedro Caixinha quiere, pero no puede. Cuando quiere ser ofensivo se equivoca atrás, y luego le cuesta tanto volver. Eso sí, al menos anoche no perdió contra Veracruz, que es ganancia en una situación tan apremiante como la que atraviesa, pero el 1-1 no le ayuda en la tabla general.

Hoy La Máquina tiene que luchar al doble, primero para superar su propia desconfianza y luego para superar al rival, por eso no le está alcanzando y sigue teniendo en vilo un proyecto que se ha ido desfigurando conforme avanza el semestre.

Sí, es cierto que la derrota hubiera sido catastrófica, pero el empate tampoco ayuda de mucho.

CUANDO LA PACIENCIA SE ACABA

Pedro Caixinha lo intentó de varias maneras. Respaldo público y hasta una cena para relajarse, pero ni uno de sus dos centros delanteros es confiable en estos momentos.

Por esa razón el portugués, sabiendo lo que se jugaba anoche, prescindió de ambos. Ni Martín Cauteruccio ni Milton Caraglio aparecieron en el once titular; Pedro prefirió a Jonathan Rodríguez apoyado por la bandas con Elías Hernández y Orbelín Pineda, y atrás Roberto Alvarado. Sí, la falta de gol ha sido el factor determinante del mal paso de La Máquina, así lo dijo el técnico después del fracaso en Copa y lo respaldó con sus decisiones en su intento de resucitar en la Liga.

Y La Máquina comenzó bien, con un centro al área que encontró la cabeza de Jonathan, pero ahí apareció el portero revelación del torneo, Sebastián Jurado, para hacer una gran atajada.

Pero Veracruz nunca se sintió víctima ante este Cruz Azul tan inferior al del torneo pasado. Plantó un juego para atacar, por eso Colin Richards tuvo la suya y luego Cristian Menéndez, pero ahí apareció Corona para evitarlo. Sin embargo, el portero se equivocó en su tercera intervención, en un centro en el que salió muy tarde, solo para atestiguar como Richards la mandaba al fondo con un testarazo. Sí, La Máquina se volvía a trastabillar, mientras que los escualos por fin marcaban en el torneo después de 659 minutos, 734 si se toma la última vez que había anotado en Liga.

En el primer tiempo Cruz Azul fue incapaz de acercarse con peligro, dejándolo todo para el complemento.

Fue entonces que Pedro echó mano de la banca. Primero mandó a Édgar Méndez y luego a Caraglio. La Máquina se hizo dueño del partido y empezaron los centros al área ante la parsimonia de los locales. Y al minuto 72 llegó la igualada de La Máquina, con más suerte que buen juego. En un tiro de esquina, vino un centro al área, Milton Caraglio peleó y conectó un cabezazo muy descompuesto que para su buena fortuna encontró la pierna de Fabricio Silva para ir a las redes.

Un autogol que le daba oxígeno. Minutos después Méndez tuvo el segundo en un rebote que dejó Jurado, pero el español remató mal con la cabeza y la mandó por arriba de la portería. Al 78 otra vez Cruz Azul estuvo cerca del segundo gol y otra vez Jurado se magnificó para evitarlo.

Vino un tiro de esquina, Julio César Domínguez peinó en primer poste y en el segundo apareció Igor Lichnovsky para rematar franco, pero el guardameta que ya se estaba venciendo al otro lado, estiró la pierna para sacar la pelota. Una parada monumental.

Cruz Azul se volcó, pero entre Jurado, que le sacó un remate a Méndez, y los errores de los propios cruzazulinos, como un remate de Caraglio, el marcador no se movió más. A los dos les sirve muy poco este resultado.

Para Veracruz es mantener la inercia de un torneo mediocre, en el que al menos ya llegó a anotar, mientras que para Cruz Azul representa seguir en los últimos lugares, alejado del protagonismo que debería tener este equipo. El hilo agónico del que pende el proyecto de Pedro Caixinha se estiró un poco más.

DP