Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Celebran a la Virgen del Pueblito en Hidalgo, Nuevo León

Los festejos son realizados por los pobladores del lugar desde el año 1830, haciendo sonar las campanas de la iglesia.

Celebran a la Virgen del Pueblito en Hidalgo, Nuevo León

ESPECIAL.- Con todas sus fuerzas, los jóvenes hacían sonar las campanas de la iglesia de la Virgen del Pueblito, en Hidalgo, Nuevo León, allá abajo, el cuetero demostraba sus habilidades.

Matachines, antojitos, banda sinaloense, todo estaba justificado, la Virgen del Pueblito debía salir en procesión puntualmente, como la había hecho desde hace 188 años.

Prácticamente la totalidad de los quince mil habitantes de Hidalgo participan en ese desfile, punto culminante de las fiestas patronales donde la particularidad es que el desfile es encabezado por la máxima autoridad municipal en turno.

Así ha ocurrido desde 1830, y a pesar de las turbulencias de la Guerra de Reforma, la Revolución Mexicana, la Guerra Cristera, y otras crisis políticas y económicas, la fe ha mantenido unida a esta población, célebre por sus escarpadas montañas y por ser la cuna, desde 1906, de la primera fábrica cementera en México.

Ciertamente, no es común que las fuerzas vivas en pleno encabecen un desfile religioso, y así ha ocurrido desde el 8 de diciembre de 1830, cuando la antigua hacienda de nuestra señora del pueblito apenas había cumplido dos años de haber sido elevada a la categoría de la Villa de San Nicolás de Hidalgo.

La fiesta tuvo un acontecimiento especial, la iglesia de la Virgen del Pueblito fue consagrada para el culto por el obispo auxiliar Óscar Tamez Villarreal, el rector de ese templo, padre Pedro Óscar Ávila, explicó la importancia de la fecha.

Y los residentes de Hidalgo entre sus ofrendas llevaron rollos de papel sanitario, pasta dental y rastrillos para afeitar, solicitados por los internos de los centros penitenciarios de la región.

Los tiempos cambian a velocidad vertiginosa, pero en algunos pueblos, como en Hidalgo, las tradiciones se aferran a la usanza de los abuelos.

dezr