Continúan búsqueda de posibles fosas en el ex penal del Topo Chico Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Continúan búsqueda de posibles fosas en el ex penal del Topo Chico

Integrantes de colectivos de familiares de desaparecidos se mantienen atentos al trabajo que realizan los peritos de la Fiscalía General, Fuerza Civil y Guardia Nacional.

MONTERREY.- Tras dos semanas de rastreos en lo que fue el penal del Topo Chico, las labores de búsqueda continúan por parte de autoridades y comisiones, sin que hasta el momento se reporten novedades.

“Pues es un sitio en el que no nos suelta el escalofrío desde que llegamos. Es un sitio en donde probablemente ocurrieron muchísimas cosas terroríficas”, comentó la señora Leticia Hidalgo, quien busca a su hijo desde hace casi nueve años.

Integrantes de las comisiones Nacional y Local de Búsqueda, de Derechos Humanos y de colectivos de familiares de desaparecidos, se mantienen atentos al trabajo que realizan los peritos de la Fiscalía General, los oficiales de la Fuerza Civil, de la Guardia Nacional y los binomios caninos.

Una labor titánica es que la que se lleva a cabo en la antigua penitenciaría desde el pasado 3 de octubre.

Elementos policiacos rompen muros utilizando marros, y turnándose durante algunos minutos varios de ellos, en busca de indicios que pudieran ser de utilidad para la investigación que se realiza en ese sitio.

Leticia Hidalgo y otros integrantes del grupo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos estuvieron presentes, con la esperanza de que los rastreos rindan frutos.

“Sí, aquí puede haber rastros de personas que hayan asesinado, sin ningún reporte oficial, como ha sucedido en algunos otros penales, como en el de Coahuila, que del que tenemos mayor referencia”, señaló el ama de casa.

De las 10 hectáreas que ocupaba el Topo han sido revisadas unas tres. El trabajo ha consistido, básicamente, en el reconocimiento e inspección ocular del lugar, la zonificación, el ingreso de los binomios caninos y el uso de tecnología.

Uno de los equipos utilizados en el viejo penal, en una de las explanadas principales, es el georadar, un dispositivo que tiene la capacidad de detectar objetos extraños o irregularidades en el subsuelo, en una profundidad de hasta 12 metros, según lo que explicaron los especialistas.

Las familias que buscan a un ser querido, desaparecido desde hace meses o años, tienen la esperanza obtener resultados.

“No. Dicen que no han encontrado nada, salvo las armas que ya reportaron fotográficamente. Se nos hace un poco extraño, porque son 10 hectáreas de espacio que se deben revisar bien”, agregó la señora.

El reclusorio del norte de la ciudad cerró el pasado 30 de septiembre, y tres días después inició la búsqueda de posibles fosas clandestinas.

dat