Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Recolectores de basura; no es tarea sencilla, pero alguien tiene que hacerla

Para aprender de este oficio acudimos con una cuadrilla, desde la salida de las unidades donde ya nos esperaba Juan Enrique Armendáriz López, cuyo turno inicia a las 5.30 de la mañana.

MONTERREY.- El recoger la basura casa por casa y colocarla en el camión requiere mucho trabajo, desde soportar olores desagradables, cargar cosas pesadas, esquivar a los perros y tener la condición para correr más de 15 kilómetros al día sin parar.

Para aprender de este oficio acudimos con una cuadrilla, desde la salida de las unidades donde ya nos esperaba Juan Enrique Armendáriz López, cuyo turno inicia a las 5.30 de la mañana.

Ya listos con el uniforme, el chofer de la unidad, en este caso Jesús Aro, tiene que revisar las condiciones mecánicas del camión, llantas, luces y asegurarse que todo funcione correctamente. Y así todos listos para la ruta asignada.

Al llegar a la colonia empieza el trabajo que consiste en correr y cargar sin parar.

Pero también requiere concentración para detectar toda la basura y tras tomar el bote ponerlo de nuevo en su lugar y avanzar siempre sin atravesarse por enfrente del camión.

Algunos vecinos salen y entregan la basura personalmente y fue entonces que aprovechamos para pedir propina sin saber que está prohibido.

Solo cuando el vecino por voluntad quiere dar propina entonces se puede aceptar.

Al llenarse la parte trasera del camión, el chofer activa la compresa para acomodar más basura y seguir avanzando.

En el recorrido se pudo apreciar bolsas que no están bien cerradas, vidrios que ponen en riesgo a los trabajadores y botes de basura quebrados que solo complican el trabajo.

Entre los enemigos de los trabajadores se encuentran los perros en las calles que les sacan sustos.

Otro problema son los automovilistas desesperados y los vidrios que encuentran en los botes ocasionan accidentes.

Pero los encargados de recoger la basura también son héroes que ayudan cuando se les presenta la oportunidad como nos cuentan.

Al final del día la propina se reparte entre los tres trabajadores que van en el camión.

cog