Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Transformar un par de zapatos viejos en unos que parezcan nuevos, es uno de los retos de un zapatero

La mayor satisfacción de los trabajadores es cuando los clientes quedan contentos con las reparaciones en el calzado.

Transformar un par de zapatos viejos en unos que parezcan nuevos, es uno de los retos de un zapatero 

MONTERREY.- Uno de los oficios más antiguos es el de los zapateros quienes con mucha precisión y dedicación pueden trasformar unos zapatos viejos en unos que dan la impresión de ser completamente nuevos.

Daniel Carrales Chávez tiene más de 25 años siendo zapatero un oficio que heredó de su padre y nos comparte parte de su trabajo diario.

En un taller de zapatero llegan a diario al menos 60 pares de zapatos para ser reparados, principalmente coser, pintar, o cambiar las zuelas.

Parece un trabajo de solo quitar y pegar, pero se debe ser muy paciente y minucioso para que el resultado quede bien, primero retirar la zuela en mal estado luego lijar perfectamente

Otro de los trabajos que realizan es coser los zapatos, aunque se cuenta con una máquina, es operada de manera manual para un trabajo más exacto.

Los clientes en muchas ocasiones llevan sus zapatos para cambiarles el color y los zapateros tienen que buscar el color que más se asemeje a lo que pidió el cliente.

La mayor satisfacción es cuando un cliente llega por sus zapatos y muestra una cara de satisfacción.

En los talleres existen cientos de zapatos en los estantes que muchas veces duran meses y hasta años esperando a que sus dueños regresen por ellos.

El dejar los zapatos abandonados representa un trabajo y material desperdiciados pro ello muchos zapateros han optado por pedir anticipo del trabajo.

dezr