Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Veracruzano no pierde el sueño en Monterrey y continúa trabajando pese a la pandemia

Ante esto, no se quedó de brazos cruzados y como lo marca la cultura laboral de Nuevo León, "Don Abe" tomó una hielera pequeña y una jaba donde traslada su mercancía por el Centro de la Ciudad.

| Diego Beltrán

MONTERREY.- Con mucha ilusión, una gran sonrisa, y en busca de cumplir el "sueño regiomontano", Abelardo Cayetano llegó a Monterrey hace poco más de 15 años, en donde desde entonces ha hecho su vida.

Originario de Coatzacoalcos, Veracruz, el hombre de 59 años tiene un puestecito en La Alameda donde entre otras cosas vende fritos y gelatinas, sin embargo, la pandemia provocó su cierre.

Ante esto, no se quedó de brazos cruzados y como lo marca la cultura laboral de Nuevo León, "Don Abe" tomó una hielera pequeña y una jaba donde traslada su mercancía por el Centro de Monterrey.

"Es más que nada, como quiera yo tengo que buscar la forma de cómo salir adelante, como quiera tengo que vender, aunque sea caminando tengo que vender, tengo que sacar adelante a mi familia, y no quedarme parado, porque si nos quedamos parados vamos a batallar", señaló.

Cuando el reloj marca las 6 de la mañana, sale de su hogar para comenzar una jornada de 12 horas en busca de ganar los 600 pesos diarios que percibía previo a la pandemia, sin embargo, hoy las ventas no superan ni los 200 pesos.

El fin de sus laborales es a las "7:00-7:30 de la tarde", donde dijo "me relajo un rato, ceno y pues espero refrescarme un poquito porque me pega el solo todo el día, me baño y ahora sí a dormir, y siguiente día estar al cien para seguir trabajando".

Aunque no solicitó ningún tipo de apoyo pues argumentó que hay personas que lo necesitan más, Abelardo dijo que cuando le ofrecen alguna despensa o ayuda, no prescinde de ella.

Sin perder el buen humor, Cayetano Santiago se dijo esperanzado en pronto salir de esta contingencia sanitaria y así poder retomar sus actividades cotidianas.

"Pero ya echándole ganas con todo esto y teniendo esa actitud, y pidiéndole a Dios las fuerzas y la ayuda salimos adelante", finalizó.

cog