Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Aumenta el riesgo de muerte en México por violencia del crimen

Había una tendencia descendente que se frenó entre 2005 y 2015, a la que cita como causa posible el crimen organizado.

Aumenta el riesgo de muerte en México por violencia del crimen
La violencia del crimen organizado también impactó a las mujeres, pero en menor medida que a los hombres. | Especial

MÉXICO.- La creciente violencia del crimen organizado entre 2005 y 2015 impactó a tal grado en la población en México que incrementó en 5.2 por ciento el riesgo de muertes entre los hombres de 15 a 44 años, aseguró el Consejo Nacional de Población (Conapo).

El organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación presentó el reporte “Proyecciones de la Población de México y de las Entidades Federativas 2016-2050”. Aclaró que el riesgo medio de fallecer subió presumiblemente “debido más a la delincuencia organizada y a su combate, que los magros avances en la detección y atención oportuna de padecimientos crónicos y degenerativos, como la diabetes mellitus, los tumores malignos y las afecciones cardiovasculares”.

De acuerdo con el registro de mortalidad había una tendencia descendente que se frenó entre 2005 y 2015, a la que cita como causa posible el crimen organizado, a diferencia de enfermedades del aparato respiratorio que impactaron igualmente en los índices de mortalidad de los años 1942, 1944, 1951, 1953, 1970 y 1990.

La violencia del crimen organizado también impactó a las mujeres, pero en menor medida que a los hombres, al registrar un incremento de 1.9 por ciento en el riesgo de muertes de entre 15 y 44 años durante el periodo de 2005 a 2015. Esta valoración de las estadísticas ya no abarca los años 2016, 2017 y 2018 que han repuntado en homicidios dolosos de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El documento de Conapo también advierte sobre un “paulatino envejecimiento” de los 125.3 millones de personas que viven en México actualmente, que se estima pasaran a ser 148.2 millones en el 2050. Dicho envejecimiento, se estima que seguirá propiciando un aumento gradual de la tasa bruta de mortalidad.

Eso aunado a que la fecundidad se colocará por debajo del reemplazo generacional, lo que alentará el continuo descenso de la tasa bruta de natalidad, de tal suerte que poco después de 2050, no solo se habrá completado la transición demográfica, sino que incluso el país experimentará una progresiva disminución de su población por crecimiento natural.

mmr