Niños aumentaron el consumo de comida chatarra con 70% en pandemia Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Durante pandemia, niños aumentaron el consumo de comida chatarra con un 70%: encuesta

Los especialistas del Sistema Nacional DIF destacaron la importancia de priorizar la disponibilidad y el acceso a alimentos nutritivos, por medio de la producción sostenible.

Los especialistas del Sistema Nacional DIF destacaron la importancia de priorizar la disponibilidad y el acceso a alimentos nutritivos, por medio de la producción sostenible; la aplicación de restricciones en la promoción y publicidad de alimentos no salu
| ESPECIAL

NACIONAL.- La ingesta cotidiana de grasas saturadas, azúcares añadidos, bebidas azucaradas, botanas, dulces y postres tuvieron un porcentaje de consumo mayor al 70 por ciento durante el confinamiento, de acuerdo con la Encuesta de Salud y Nutrición en Niñas y Niños Menores de 12 años.

Especialistas del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) advirtieron lo alarmante que resultan los datos de dicha encuesta durante la pandemia por Covid-19 en 2020, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

“Mientras que la ingesta de azúcares añadidos, en niñas y niños de edad escolar, tuvo más de 90 por ciento de consumidores y fueron utilizados aproximadamente 4 días a la semana. “Entre 13 y 17 por ciento de las niñas y los niños encuestados dijeron consumir 1 vaso (250 ml) o más de refresco en un día promedio, y cerca de 50 por ciento consumen poco menos de un vaso”.

Los especialistas del Sistema Nacional DIF destacaron la importancia de priorizar la disponibilidad y el acceso a alimentos nutritivos, por medio de la producción sostenible; la aplicación de restricciones en la promoción y publicidad de alimentos no saludables; y la lectura de los etiquetados frontales. Además, garantizar la continuidad de los servicios esenciales de nutrición y de desarrollo infantil temprano, específicamente para mujeres embarazadas y lactantes, así como niños menores de cinco años; alentar y apoyar la lactancia materna e invertir en sistemas y programas de protección social que sean sensibles al género, edad y nutrición, con particular atención a los grupos nutricionalmente vulnerables.

También, promover la alimentación saludable, incluyendo comida fresca producidos localmente; fomentar la preparación de comidas escolares saludables, fortalecer la educación alimentaria y nutricional e impulsar la actividad física regular como parte de un estilo de vida saludable para reducir grasas saturadas, azúcares añadidos, bebidas azucaradas y botanas, dulces y postres. Es preciso atender las recomendaciones emitidas por organismos internacionales para atender los problemas de mala nutrición, desnutrición y obesidad que se incrementaron de manera sensible con motivo de las medidas sanitarias y los efectos económicos derivados de la presencia del virus en el mundo.

La Declaración Conjunta sobre Nutrición en el Contexto de la Pandemia de Covid-19 América Latina y el Caribe, emitida en febrero por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (WFP), se advierte que la crisis sanitaria conlleva altos riesgos para el bienestar nutricional de las personas, en particular niñas y niños menores de cinco años, adolescentes y mujeres embarazadas y lactantes.

La implementación de acciones como fortalecer la educación alimentaria y nutricional, preparar comidas saludables con alimentos frescos y nutritivos, adquiridos a productores locales; promover la creación de huertos escolares, como parte de los objetivos básicos de aprendizaje; restringir publicidad de alimentos no saludables, incentivar la revisión de etiquetados frontales y fomentar la actividad física regular, permitirán revertir los efectos de mala nutrición que ha dejado la pandemia del Covid-19 entre la niñez.