¿Por qué Estados Unidos no anexó todo México durante la Guerra de Intervención? Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¿Por qué Estados Unidos no anexó todo México durante la Guerra de Intervención?

Aunque la Unión Americana tomó la Ciudad de México el 14 de septiembre de 1847, optaron por anexar solo los territorios de lo que ahora es California, Texas, Arizona, Nuevo México y estados al norte.

| ESPECIAL

MÉXICO.- Fue el 14 de septiembre de 1847 cuando terminó la toma del Castillo de Chapultepec durante la Guerra de Intervención estadounidense. México le pertenecía a los Estados Unidos, habiendo tomado la capital.

Tras este hecho, el 2 de febrero de 1848 se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo, donde México cedía los territorios actuales de California, Texas, Nuevo México, Nevada, Utah, Colorado, Arizona y partes de Wyoming, Kansas y Oklahoma, lo que representaba el 55 por ciento de la extensión territorial mexicana en ese entonces.

Pero ¿Por qué si Estados Unidos tenía el control de la Ciudad de México y el resto del país no se anexó todo el territorio?

Pese a que el entonces presidente estadounidense, James Polk, seguía la Doctrina Monroe la cual dicta “América para los americanos”, pero a su vez demuestra una clara intensión imperialista por parte de Estados Unidos, luego de su victoria en México, el Congreso deliberó que tenía que pasar con los vecinos del sur.

El 4 de enero de 1848, el poder legislativo de los Estados Unidos dio una conclusión respecto a lo que pasaría con México luego de la intervención estadounidense, en la que perfilaban quedarse con sólo con los territorios ya señalados anteriormente por la siguiente razón:

| Mapa de negociación y cesión de territorio en Guerra de Intervención Estadounidense.

“Nunca hemos soñado con incorporar en nuestra Unión a ninguna otra raza que no sea blanca, la raza libre.

“Incorporar a México, sería incorporar a una raza india; Porque más de la mitad de los mexicanos son indios, y el otro se compone principalmente de tribus mezcladas.

“¡Protestamos contra una unión así!

“El nuestro es un gobierno de raza blanca… Los mexicanos no están calificados para convertirse en ciudadanos estadounidenses”, se lee en el documento que da fin a la invasión en México.

Estados Unidos se quedó con los estados menos poblados que colindaban con su territorio, y se negó a dar la nacionalidad y derechos que ellos consideraban sólo para su casta, por lo que los mexicanos que quedaron “atrapados” en California y otros estados, fueron objeto de persecución y discriminación.

Para México significó la pérdida de más de 2 millones 100 mil km² (más de 800 mil millas cuadradas) de tierra, el 55 por ciento de su territorio de entonces. A cambio, los Estados Unidos le darían 3 pagos y 15 millones 100 mil dólares como gastos de guerra y cubriría los daños sufridos por sus connacionales en México. Los territorios anexados contenían aproximadamente 7 mil habitantes mexicanos en Alta California y cerca de 100 mil habitantes en Nuevo México, aunque esta cifra solo incluye los de origen español. Muchas tribus indígenas hablaban español y no se contabilizaban en esos censos, por lo que la cantidad real de habitantes habría sido mucho mayor.

Finalmente y aunque Estados Unidos se quedó con gran parte del territorio, no fructificó sus planes de manera total, pues entre sus planes también se encontraba la anexión de los ahora estados de Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Sonora, Sinaloa, Coahuila, Nuevo León, Durango y Tamaulipas.

Con información de Main Watchers...

cog