El coronavirus podría doblar la cifra de hambrunas en el mundo, asegura la ONU Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

El coronavirus podría doblar la cifra de hambrunas en el mundo, asegura la ONU

Programa Mundial de Alimentos destacó que actualmente 821 millones de personas se van a la cama con hambre cada noche en todo el mundo.

Las tragedias por el coronavirus no paran, ahora la ONU advierte que en cuestión de meses el covid-19 traerá como consecuencia hambruna en "proporciones biblícas" en el mundo.

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PAM), declaró que en “unas tres docenas de países” podría aumentar la crisis de hambre, en el peor de los casos. Diez de esos países ya tienen más de 1 millón de personas al borde de desnutrición, comentó.

“Mientras enfrentamos una pandemia de covid-19, también estamos al borde de una pandemia de hambre”, dijo David Beasley al consejo de seguridad de la ONU. “También existe un peligro real de que más personas puedan morir potencialmente por el impacto económico de covid-19 que por el virus en sí”.

Por su parte, el PMA calcula que el impacto económico del COVID-19 durante este 2020 elevará a 265 millones el número de personas expuestas a niveles de hambre críticas o peores. La cifra casi dobla los registros de 2019 cuando se contabilizaron 135 millones en esa situación.

Asimismo, PMA destacó que actualmente 821 millones de personas se van a la cama con hambre cada noche en todo el mundo.

En un informe anual sobre la crisis alimentaria, la agencia identificó 55 países con mayor riesgo de caer en la hambruna.

“Estos países pueden enfrentar un intercambio insoportable entre salvar vidas o medios de vida o, en el peor de los casos, salvar a las personas del coronavirus para que mueran de hambre”, dijo el informe.

Yemen, República Democrática del Congo, Afganistán, Venezuela, Etiopía, Sudán del Sur, Sudán, Siria, Nigeria y Haití, fueron los diez países señalados en riesgo tras padecer las peores crisis alimenticias en el 2019.

Se destaca que incluso antes del covid-19, algunas regiones vulnerables se habían visto afectadas en cuestión de alimentos por la perdida de cultivo. Los cambios climáticos irregulares contribuyeron a la crisis, lo que amenazó aún más el suministro de cultivos en la región.

Todavía no hay hambrunas. Pero debo advertirles que si no nos preparamos y actuamos ahora –para asegurar el acceso, evitar la escasez de fondos y las interrupciones del comercio– podríamos enfrentar múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses.", declaró David Beasley a estados de la ONU.

“La verdad es que no tenemos el tiempo de nuestro lado, así que actuemos sabiamente y actuemos rápido”, agregó. “Creo que con nuestra experiencia y asociaciones podemos reunir los equipos y los programas necesarios para asegurarnos de que la pandemia de covid-19 no se convierta en una catástrofe humanitaria y de crisis alimentaria”, puntualizó.