¿Recuerdas a 'Tinky Winky'? el actor que interpretó al más polémico de los Teletubbies tuvo un triste final  Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¿Recuerdas a 'Tinky Winky'? el actor que interpretó al más polémico de los Teletubbies tuvo un triste final

Simon Shelton Barnes murió a los 52 años en las calles de Liverpool, en 2018. El personaje morado del programa infantil fue acusado de fomentar la homosexualidad.

Los Teletubbies fue un programa televisivo creado por la cadena británica BBC, el cual contenía temas orientados a bebés y niños de edad preescolar. Debido a la forma de hablar de los personajes y el contenido general que presentaba el programa, muchos expresaron su 'preocupación' en si los cuatro personajes no convertían a los niños en potenciales "estúpidos".

Sin embargo esta no fue la única acusación que recibieron los populares personajes. El más apuntado fue 'Tikny Winky' el teletubbie morado, el mayor de los cuatro. Dentro del traje del personaje había un hombre que le daba movimiento y vida al personaje, quien lamentablemente tuvo un triste final.

Simon Shelton Barnes murió cuatro días después de haber cumplido 52 años, el 17 de enero de 2010, solo, tirado en las calles de la ciudad. Su fallecimiento fue a causa de una neumonía que se generó por una hipotermia debido a las bajas temperaturas que se vivieron ese invierno en Liverpool, Inglaterra.

"Simon tenía un historial médico de dependencia al alcohol. Su cuerpo fue encontrado entre el edificio Port of Liverpool Building y la calle. Es probable que la combinación de alcohol con la temperatura de tres grados bajo cero causaron su muerte", informó una jueza en aquél momento.

Shelton interpretó al personaje durante 14 episodios entre 1998 y 2001, la mejor época del emblemático programa de la BBC. Mark Heenehan se puso el traje morado en 186 episodios y Dave Thompson en otros 55 entre 1997 y 2001.

Barnes se había formado como bailarín y coreógrafo en Estados Unidos y soñaba con triunfar en los musicales del West End londinense. Así que cuando en 1997 firmó un primer contrato de seis meses con la BBC, no podía imaginar que aquel enorme disfraz morado acabaría convirtiéndose en su segunda piel.

El actor se había divorciado de Emma Robbins, madre de sus tres hijos, y compartía vivienda con Judith Tynan, prima de su ex mujer, en la península de Wirral.

Shelton solía bromear sobre su condición de teletubbie anónimo. "Era un trabajo algo disparatado, pero le dio cierta fama. Nos reíamos mucho con las anécdotas de Tinky Winky", contó Tynan.

La identidad de los Teletubbies no se desveló hasta que la serie cumplió 10 años al aire. "La gente me pregunta si Tinky Winky es homosexual", explicó en el momento de la polémica. "Pero se supone que el personaje tiene tres años, así que la pregunta resulta estúpida", sentenció.

Coincidiendo con el aniversario de los Teletubbies, Andy Medhurst, una profesora de la Universidad de Sussex, escribió una carta a la revista The Face advirtiendo del engaño al que eran sometidos los niños. Es que algunos medios habían ubicado a Shelton como icono gay, ya que Tinky Winky vestía de morado, usaba bolso y lucía un triángulo invertido en la cabeza.

El triángulo rosa es un símbolo para el colectivo LGBTQ. En la Alemania nazi en la década de 1930 y 1940, fue una de las insignias en los campos de concentración para distinguir a los hombres homosexuales, bisexuales y mujeres transgénero.​ En la década de 1970, resurgió como un símbolo de protesta contra la homofobia y del activismo gay y fue adoptado por la comunidad LGBTQ como un símbolo popular del orgullo y el movimiento de derechos LGBTQ.

En 1999 el predicador evangelista estadounidense Jerry Falwell pidió a sus seguidores que boicotearan la serie por que promovía la homosexualidad. Dijo que podría ser moralmente dañino para los niños. "Él es violeta, el color del orgullo, y su antena tiene la forma de un triángulo, el símbolo del orgullo gay", escribió en el National Liberty Journal.

El programa se vio obligado a emitir un comunicado en el que aclaraba que Tinky Winky no era más que "un dulce y tecnológico bebé con un maletín mágico".