Acusa Emily Ratajkowski al fotógrafo Jonathan Leder de agresión sexual Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Acusa Emily Ratajkowski al fotógrafo Jonathan Leder de agresión sexual

La modelo escribió un ensayo en el que expuso la situación legal que se ha enfrentado para recuperar las fotos realizadas por Leder.

Emily Ratajkowski fue víctima de agresión sexual. | Instagram @EmRata

ESPECIAL.- Emily Ratajkowski escribió un íntimo y emotivo ensayo en primera persona titulado "Comprarme A Mí Misma", publicado en The Cut, de New York Magazine, en el que reveló que en 2012 fue agredida sexualmente por el fotógrafo Jonathan Leder.

En el texto personal aborda algunas experiencias y problemas legales a los que se ha enfrentado para poder ser dueña de su propia imagen. La modelo contó que, en mayo de 2012, su representante acordó una sesión de fotos para ella en casa del afamado fotógrafo.

"Mi agente me dijo que comprara un boleto de autobus desde Penn Station hasta Catskills, donde un fotógrafo llamado Jonathan Leder me recogería y me reembolsaría el viaje. Haríamos la sesión en Woodstock, para una revista artística de la nunca había oído hablar llamada 'Darius' y pasaría la noche en su casa", escribió.

La modelo describió escenas previas a la sesión, durante la cual posó en lencería y sin ropa, siguiendo las intrusiones de su agente, mientras el fotógrafo le ofrecía vino tinto.

"Me habían enseñado que era importante ganarme la reputación de trabajadora y tolerante", apuntó. "En el momento en que dejé caer mi ropa, una parte de mí se disoció".

La modelo relató que, en un momento, la maquilladora abandonó la habitación y la dejó sola con el fotógrafo.

"Estaba molesta con ella por dejarme, pero no quería admitirme a mí misma que su presencia había hecho una diferencia. Puedo manejarlo sola, pensé. (…) Empecé a hablar más rápido y más alto. Estaba llena de tanto vino azucarado que me sentí completamente despierta, aunque muy, muy borracha", escribió. "Tenía frío, tiritaba y estaba acurrucada debajo de una manta. Jonathan y yo estábamos en un sofá, y sentía la textura áspera de sus vaqueros en mis piernas desnudas. La mayor parte de lo que vino a continuación fue borroso excepto por el sentimiento. No recuerdo que me haya besado, pero sí recuerdo que sus dedos de repente estuvieron dentro de mí".



Ver esta publicación en Instagram


monday💤

Una publicación compartida por Emily Ratajkowski (@emrata) el

"Realmente dolía mucho. Llevé mi mano instintivamente a su muñeca y saqué sus dedos de mí con fuerza", recordó.

El fotógrafo abandonó la habitación donde realizaban la sesión de fotos.

"Estaba confundida sobre por qué Jonathan se había ido sin una palabra y aterrorizada de que regresara", continúa.



Ver esta publicación en Instagram


Just dropping in

Una publicación compartida por Emily Ratajkowski (@emrata) el

Al día siguiente, regresó a Nueva York. Sin embargo, varios años después de la sesión, la modelo se enteró de que, en 2016, Jonathan Leder había publicado las fotografías sin su permiso, en un libro titulado Emily Ratajkowski.

Según la modelo, incluía algunas de las "Polaroids más reveladoras y vulgares que me había tomado". En una serie de tweets, escribió que trató de evitar hablar sobre Leder, pero "tuvo suficiente" después de conocer el libro.

Ratajkowski agregó que el libro y el uso de las fotos sin permiso fueron una "violación" y un "ejemplo de exactamente lo contrario de lo que yo defiendo".

Más tarde, La Castor Gallery de la ciudad de Nueva York también anunció planes para presentar las fotos en una exposición llamada Polaroids. Su abogado envió una carta de cese y desistimiento a Jonathan Leder y a la galería, indicando que no tenían derecho a las imágenes, ya que Ratajkowski solo aceptó un uso único para la publicación de una revista.

La modelo señaló que la galería le dijo que tenían una autorización firmada por ella, aunque Ratajkowski ni su ex agente recordaban haber firmado ningún papeleo.

"Mi abogado y yo hablamos por teléfono al día siguiente con el agente, que estaba seguro de que no lo había firmado. 'Debe haber sido falsificado', anunció mi abogado. Sentí que mi frustración crecía. Sabía que nunca había firmado nada, nunca había aceptado nada. Nadie me había pedido ", escribió en el ensayo de la revista New York Magazine.

Emily Ratajkowski escribió que debatió demandar a Leder, pero decidió no hacerlo: "El problema con la justicia, o incluso la búsqueda de la justicia, en Estados Unidos es que cuesta. Mucho. Durante los cuatro días de cartas y llamadas para los que había contratado los servicios de mi abogado, había acumulado una factura de casi ocho mil dólares", indicó.

Jonathan Leder continuó realizando libros con las fotos de Emily Ratajkowski; el más reciente lo publicó en 2019.

alt