Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Estuvo cerca de la muerte Emilia Clarke

La actriz reveló que sufrió dos aneurismas mientras rodaba 'Game Of Thrones', por lo que llegó a pensar que moriría.

Emilia Clarke reveló que sufrió dos aneurismas mientras rodaba "Game Of Thrones". | Reuters

ESPECIAL.- Emilia Clarke reveló que sufrió dos aneurismas mientras rodaba Game Of Thrones, por lo que agradece poder ver el final de la serie pues llegó a pensar que moriría.

La primera afección ocurrió en 2011, justo al terminar el rodaje de la primera temporada, cuando tenía 24 años, así lo dio a conocer en un artículo del New Yorker.

"Hay algo gratificante, más allá de afortunado, en llegar al fin de Game Of Thrones. Estoy feliz de estar aquí para ver el final de esta historia y el inicio de lo que sea que venga después", recordó la actriz, quien reveló que sus oportunidades de vivir eran precarias de no haber sido operada. "Cada minuto de cada día pensaba que me iba a morir".

La estrella explicó el estrés que padecía ante la exposición pública que le supuso encarnar al personaje de Daenerys Targaryen y cómo tuvo que recurrir a un entrenador personal para canalizarlo.

Pese al intento de controlarlo, durante un ensayo en Londres sintió un fuerte dolor de cabeza, por lo que tuvo que ser atendida.

"Alcancé el lavabo, me caí de rodillas y procedí a vomitar de manera violenta y voluminosa mientras el dolor se volvía peor", relató. "(Mi) cerebro estaba dañado".

Fue trasladada a un centro médico y después de un escáner cerebral descubrió que había sufrido un aneurisma, una ruptura arterial en el cerebro que puede causar la muerte.

Game Of Thrones estaba en plena ebullición y cuando Clarke supo que tenía que someterse a una cirugía cerebral sintió que no tenía tiempo para ello.

La joven rememora que durante la recuperación le preguntaban su nombre completo y era incapaz de recordarlo, víctima de la afasia.

"Soy una actriz, necesito recordar mis papeles. Y ahora no recuerdo ni mi propio nombre", pensó.

En el hospital, le detectaron un segundo aneurisma de menor tamaño en el otro lado del cerebro que podía reventar en cualquier momento, pero no fue operada.

En 2013, tras otro escáner cerebral, los médicos detectaron que había duplicado el tamaño y mientras representaba "Desayuno con Diamantes" en Broadway, le realizaron una operación para eliminarla.

alt